NUBE


Subió la clara del huevo hacia el cielo y dejó, inesperadamente, un esbozo de relámpago casi cobrizo. Se adivina desde su base un tenue fragor amarillo, una llama que no quema y que soporta el vuelo místico del fuego. Entran los mares, y las rías, entre los perfiles de la isla y son las huellas de la marea,  que queda peremne,  el reflejo instantáneo de lo que una nube puede decir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEGUNDO CÍRCULO: PINK FAIRIES.

EL ROCK Y LAS CIUDADES XIII: MADRID

PRIMER CÍRCULO: ART.