TRADER HORNE: "MORNING WAY"

 


Érase una tarde dichosa, todo salía a pedir de boca, la poesía (la no esperada) se mostraba a primera hora de la tertulia entre cafés, humos y licores. Cuando la digestión se encontraba a punto de ser vencida aquellos versos de Juan Edurado Cirlot planeaban sobre la habitación iluminada ..." Cuando de tu figura te separas y cantas / Con tus dos pechos grises al borde de mis ojos, / Un clamor de timbales y tambores frenéticos / Estalló sordamente bajo el cielo amarillo"... ("El peor de los dragones. Antología poética, 1943-1973", Siruela) Las horas marcaban su ritmo como lo hace una hurraca descendiendo sobre un jardín lleno de hojas otoñales, sin querer. 

Esas hojas otoñales en silencio aparecen sin verse en la portada del "Morning Way" de Trader Horne (AKARMA Rcds, RE 2000). Entre la esplendorosa imagen de plastilina de la cubierta se exhibe una pareja de folkies; él a la derecha, sostenido por una mariposa y vestido a la medieval usanza florida, ella, a la izquierda, atendiendo a un apuntador teatral con forma de caracol, ataviada entre sedas y velos transparentes. Él representa un sol riente y calvo, su figura conforma el eje principal entre nubes multicolores, ella, en la contraportada, se ha convertido en luna y en gata, los colores que la encarnan son haces azules y pardos de penumbra, en el horizonte aun se mantiene la última luz del crepúsculo.


Según se despliega el disco, Brian Patten, celebrado poeta inglés contemporáneo ... "llegas a mi en silencio como lluvia que aun no cae"...("Notes To The Hurrying Man", Allen & Unwin, 1969) exordia la naturaleza del álbum. "Se trata simplemente de buenas canciones, canciones para descubrirlas bajo tu almohada cuando te despiertas, en la alacena cuando la abres, en los jardines cuando se encuentran los jardines...". Se incorporan además allí breves biografías de la pareja protagonista, Judy Dyble y Jackie McAuley  A ella la califican como portadora de un carácter de hada madrina, capaz de cuidar a un mirlo herido para enseñarle a volar; a Jackie (intuyo su procedencia irlandesa gracias a Brendan Behan, poeta también irlandés, alcohólico reconocido y ex miembro del IRA) se le presenta como un virtuoso compositor, de antecedentes folk y multi-instrumentista de gran talento. En la parte donde menos molesta el giro del cuello van desplegándose las referencias a los instrumentos de los protagonistas (auto-harpa eléctrica y piano para Judy, guitarra, teclados, vientos, congas, clave y celeste para Jackie) además de presentar a los músicos invitados, Ray Elliot (vientos), Andy White (batería) y John Godfrey (bajo). Paul Winter es el artista autor de unos dibujos que rayan entre la cosmografía psicodélica y la necesidad de concertar una visita al oculista, tanto deslumbran.

Judy Dyble, prima donna de aquel fabuloso primer Lp homónimo de Fairport Convention (Polydor Rcds, 1968), esporádica colaboradora posterior de unos Giles Giles & Fripp a punto para su próxima aventura en King Crimson. Prefiero escucharla ahora en su recopilación "The Brondesbury Road Tapes" (Vinyl Lovers Rcds, RE 2009), su voz me suena tan pura y cristalina como en "Morning Way". Jackie McAuley (al igual que el anteriormente mencionado Ray Elliot), fue miembro destacado de los primeros Them de "Here Comes The Night" y "The Angry Young Them!", ambos de 1965. Y aprecio esa dicotomía entre el sonido folk-west coast melódico y vanguardista del disco de Judy en colaboración con GG&F y el r´ b acelerado y fuertemente rítmico de los Them de Jackie. Y también me sorprende la deriva que su unión produjo en Trader Horne, pero de eso hablaraemos más tarde.


Salvo "Down And Out Blues", el resto de los temas que componen la cara A exponen la paleta del mejor folk británico de la época. Canciones como "Jenny May", "Children Oare", el instrumental "Three Rings For Elven Kings", "Growing Man", "The Mixed Up Kind" y "Better Than Today" (todas ellas compuestas por el propio McAuley) ofrecen al oyente una hermosa variedad de la mejor tradición oral medieval, desde el cuento de hadas, los relatos de viajes y libros de caballerás, adaptando la lírica a las circunstancias sociales y políticas del momento en que fueron compuestas, las canciones se escuchan entre nubes, transmiten una maravillosa quietud. "Down And Out Blues", un blues tradicional arreglado por Ray Elliot, supone una muy conseguida excursión en este estilo que va ganando según se van incorporando distintos instrumentos, guitarra, flauta y piano. Sabe a blues y sabe a folk, magnífica combinación.

En la cara B Trader Horne, siempre amparados por un fondo folkie, cambian de registro. Su propuesta suena más a pop-sunshine de la Costa Oeste. Esta mutación no sucede rápidamente, el primer tema "In My Loneliness" todavía participa del rebufo anterior, pero si que coge carrerilla a continuación. Canciones como "Sheena", "The Mutant", "Luke That Never Was", "Here Comes The Rain" y "Goodbye Mercy Kelly" (estas dos últimas se incorporan como bonus-tracks a la reedición de Akarma) suenan a Mamas & Papas y a Buffalo Springfield. Hay también tiempo para recrearse en la escuela inglesa contemporánea, la primera estrofa de "Morning Way" (compuesta enteramente por la propia Judy) suena a Cream ("Tales Of Brave Ulysses") y en la última estrofa, el "Hey Jude" de Beatles está muy presente (también los arreglos de flauta en "The Mutant" poseen un cercano toque a Jethro Tull). Finalmente, "Velvet To Atone"  (coescrita entre Dyble y Martin Quittenton, entonces miembro de Steamhammer) viaja a la Costa Este donde, gracias a los arreglos de piano, una Laura Nyro parece acompañar a la pareja inglesa.


Lo más significativo de este "Morning Glory" es esa dualidad entre ambas caras, la A más apegada al folk tradicional inglés (con mayor ascendiente fairytale en sus letras), la B más abierta a las influencias americanas de ambas costas (su lírica aquí también lo refleja). Resulta curioso observar los interludios entre tema y tema, en la primera cara, los tonos que las separan se asemejan a canciones infantiles, en la segunda cara, sobre un fondo continuado de piano, las piezas se ensamblan con mayor formalidad. Un acierto, en todo caso.

La trayectoria de este disco de Trader Horne, después de su edición en 1970 por Dawn Rcds, viene a reflejar la de la propia banda. Giran periódicamente en el circuito de clubes londinenses dando a conocer una obra que es mejor tratada por la prensa especialista que aceptada por el público. La imagen de Judy sentada en el frontstage del Speakeasy Club haciendo punto (mientras espera la salida a escena) no deja de ser una de las imágenes más curiosas de la época. Tras la inmediata disolución de Trader Horne (hay quien afirma que el nombre proviene del alias de la niñera del famoso dj John Peel), Jackie continúa su carrera con The Belfast Gypsies mientras Judy se retira del negocio musical en 1973.





Comentarios

  1. Conocí a Trader Horne gracias a Antoni. Tiene varias canciones publicadas en distintas selecciones en su blog. He oído el disco entero en YouTube, y no me ha defraudado. He leído tu reseña (incluida la descripción de portada y contraportada, no se te escapa una) con ese estilo tuyo tan especial, y ayuda mucho a entrar en el espíritu del dúo. Se agradece.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bab, le echaré un vistazo al blog de Antoni. Trader Horne es una de las mezclas folk-pop-rock más celebradas de aquella época, aunque su éxito fue absolutamente exiguo. Este "Morning Way" hace valer esa mezcla de la que hablo, del tradicional estilo folkie inglés al pop de la Costa Oeste americana, gran influencia en la Inglaterra de aquellos primeros años 70. Celebro que ta haya gustado.
      Saludos,

      Eliminar
  2. Le doy una escucha, Javier. Las referencias del cuarto párrafo animan mucho. Gracias por estos descubrimientos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es este un disco muy de aquella época, el folk inglés, sin dejar sus raíces más conocidas (literarias muchas de ellas), se mezcla con el sonido pop genuino californiano, en dosis medidas, eso si, porque el poso sigue siendo evidentemente folk.
      Si lo escuchas te gustará.
      Abrazos,

      Eliminar
  3. Si, es cierto, la mayoría de los compradores de entonces preferían ir a lo seguro (y ,desde luego, tenían mucho y bueno donde elegir) antes de meterse en otros berenjenales más arriesgados, aunque el folk, en principio, se podría considerar un estilo con mucho tirón en la Isla, de hecho, bandas como Fairport Covention o la misma Incredible String Band disponíen de un público relativamente amplio y fiel. Y otra cosa, la falta de apoyo, como dices, de la propia industria, salvo en los medios, sobre todo John Peel en Radio One, que si les respaldaron.
    Me olvidé hablar de Pete Sears, "el tercer hombre" de la banda, que prefiere emigrar a USA (para entrar en las formaciones de la saga Jefferson) antes de continuar con TH. Listo él.
    Gracias y saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SEGUNDO CÍRCULO: PINK FAIRIES.

EL ROCK Y LAS CIUDADES XIV: MÚNICH.

OCTAVO CÍRCULO: PUSSY